Hotel Monasterio de la Recoleta

Valle Sagrado

Se llama así al extremo del extenso valle de Urubamba, cercano a la ciudad de Cusco, en donde se concentraron desde el incanato las zonas agrícolas ganaderas y hermosos pueblos.

El valle se caracteriza por tener condiciones muy especiales, como un excelente clima, tierras muy fértiles y las aguas del río sagrado de los Incas, el Vilcanota (voz quechua, cosa sagrada o maravillosa), que aguas arriba, en el pueblo de Urubamba, cambia de nombre y se llama río Urubamba.

El Valle Sagrado está comprendido entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo, posee paisajes maravillosos, en donde sus habitantes, nativos de la etnia quechua, conservan muchas costumbres y ritos ancestrales.


Es el área en donde se puede apreciar y magnificar el alto desarrollo tecnológico que alcanzaron los Incas en la agricultura a través de sistemas de andenerías (conjunto de bancales de tierra en forma escalonada sobre los cerros para ser utilizados en la siembra) que hoy se encuentran en plena producción, acompañados de sofisticados diseños y obras de ingeniería hidráulica que emplearon para su riego. Destacan también los centros de adoración a la Pachamama (madre tierra).